03 febrero 2010

Los viajes son ideales para liberar el estrés.

Aunque trabajar puede llegar a ser una actividad realmente estimulante cuando lo que hacemos nos gusta y nos apasiona, también es cierto que es extremadamente extraño que haya algún ser humano que no anhele el merecido descanso en unas vacaciones, después de una larga jornada laboral.

Las vacaciones que incluyen al menos un viaje de placer, complementan una jornada ideal en nuestra vida cotidiana. Todo lo que tenemos y más, se valora adecuadamente desde el placer que sentimos cuando disfrutamos de un viaje en las “azules playas del Caribe” por ejemplo.

No puede negarse que quien ha tenido que trabajar durante 11 meses, bien se merece un descanso disfrutando de por lo menos un viaje de placer.

El escritor estadounidense John Ernst Steinbeck (1902-1968) escribió:

“El arte del descanso es una parte del arte de trabajar”, lo que deja entendido que no puede haber una cosa sin la otra. El trabajo y el descanso son complementarios, por lo que el trabajo no estará completo sin el merecido descanso y viceversa.

Los momentos de descanso con el que contamos en nuestras vacaciones, nos dan el impulso que necesitamos para entregarnos de nuevo, con más entusiasmo y placer, a nuestra actividad laboral.

Trabajar sin descanso agota tanto al cuerpo como a la mente y genera estrés, (el actual enemigo número uno de la humanidad). Por lo que sin dudas recomiendo ampliamente no dejar pasar la oportunidad de disfrutar de unas inolvidables vacaciones incluyendo en lo posible los viajes de placer.

Entonces, hoy quiero recomendarles revisar nuevamente la idea de John Ernst Steinbeck y nunca más ver el trabajo separado del descanso, sobre todo de un descanso en el que se incluyan los viajes que se puedan, a fin de refrescar, reavivar y consentir la mente y el cuerpo.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Facebook

 
Design by Free WordPress Themes | Bloggerized by Lasantha - Premium Blogger Themes | GreenGeeks Review